Home » Blog » Cómo Aumentar las Ventas 60% o Más…

Cómo Aumentar las Ventas 60% o Más…

Como Aumentar las Ventas 60% o Más

TU PRODUCTO ES MUCHO MÁS “DE LA FAMILIA” DE LO QUE CREES

Hay productos que tienen un impacto importante en la planeación financiera de una familia. La casa y el auto son los dos mejores ejemplos. La realidad es que no hay compras más importantes, financieramente hablando, que esas dos.

Pero, hay muchos otros productos que pueden ser de la familia también. Y ya no juega aquí el tema del monto de la compra, o quien lo usa, sino cómo ese producto puede darle a toda la familia una gran experiencia.

Estamos hablando de productos, y servicios, que prácticamente usamos todos los días. Son cosas que no hay que convencer a una familia de que es algo que quieran tener o disfrutar. Aquí voy a dejar una pequeña lista, pero verás que antes de acabar de leer este artículo habrás pensado en otras 10 cosas por ti mismo. Incluso es posible que hayas incluido lo que tu empresa hace en el mix.

  1. Televisión por cable, o servicios de streaming
  2. Telefonía Celular
  3. Telefonía e Internet
  4. Cocinas Integrales
  5. Electrónicos
  6. Electrodomésticos
  7. Muebles
  8. Colchones
  9. Seguros (Auto, Vida, Gastos Médicos, etc.)
  10. Equipo deportivo (Caminadora, Elíptica, Bici Estacionaria, etc.)
  11. Equipo de Cómputo

Y estos son sólo unos cuantos, hay un montón más. Y todos, todos, tienen dos cosas en común.

a.  La oferta es abundante
b.  Las “promociones” son todas iguales

Entonces, ¿por qué debería escogerse un producto sobre otro? De verdad el servicio que recibirás en Telcel es diametralmente superior al de AT&T, o viceversa. ¿El servicio de Internet de Telmex arrolla a su competencia? ¿En una estufa Mabe el fuego es más caliente que en otra? ¿Tus artes culinarias se elevan si cocinas en una cocina italiana? ¿Se ve mejor la tele en la LG que en la Samsung o cualquier otra?

Y como la diferencia es poca, la oferta es mucha y las promociones son todas iguales, no hay nada que nos haga decidirnos claramente por un producto o servicio u otro. Y cuando lo hacemos, es por ahorrar unos pesos, lo que hace que todo eso que se fue en “brand building” se lo hubieran ahorrado. El consumidor cambia de parecer en un abrir y cerrar de ojos y por eso la fila interminable de promociones, todas iguales.

Pero, ¿y si esa diferencia fuera un beneficio familiar?

UN ACERCAMIENTO DIFERENTE

Pensemos en el ejemplo de una sala. Es tiempo de cambiarla, los niños ya tienen 15 años y estamos casi seguros que los tiempos de destrucción de los muebles están atrás de nosotros. Nos armamos de paciencia y vamos al centro comercial a ver las salas disponibles en las tiendas departamentales y en otras tiendas. Acabamos encontrando que hay, dentro de nuestro presupuesto y necesidad, 5 salas de dónde escoger. Todas ofrecen básicamente lo mismo, calidad, meses sin intereses, la forma, el color… en fin. Mucha oferta, promociones iguales.

Peeeeeero, una de esas salas nos regala dos boletos de avión. Sí, dos boletos de avión para el siguiente viaje. Y las otras, se quedaron en los meses sin intereses y un 10% de cash back en monederos electrónicos y cosas similares. ¿Qué sala acaba de incrementar su valor? Recuerda, la sala, ya la vas a comprar.

Y pensemos en esto, la familia es de 4 y no hay manera que ninguno vaya a olvidar quién les está haciendo posible realizar el siguiente viaje. Incluso después de comprar la sala. Y seguramente habrá quien diga: “Es que si no hubiéramos comprado la sala no podríamos haber hecho este viaje papá”.

Y es así como tu producto se vuelve en una parte integral de esa familia y de sus memorias. Y, la próxima vez que necesiten un mueble… adivina cual será el primer lugar que irán a visitar.

Y ahora imagínate que ese beneficio, te costo USD $20. Y ya.

Y ya.

Venga, vamos a elevar el estándar. Alguien tiene que hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *